Blog

10 beneficios de utilizar mesas para trabajar de pie

Estar ocho horas al día trabajando sentados no es lo mejor para nuestra salud. En los últimos años se están poniendo de moda los standing desk, mesas para trabajar de pie. Estos escritorios algunas veces regulables en altura, otras veces con una altura fija, son una alternativa para evitar estar toda nuestra jornada laboral sentados.
Ya existen algunos estudios científicos que han investigado sobre los beneficios que tiene para nuestra salud el uso de este tipo de escritorios de pie.

1. Perder peso

Ganamos peso cuando acumulamos más calorías de las que gastamos. Estar mucho tiempo sentado está relacionado con la obesidad. Diversos estudios científicos demuestran que de pie gastamos más calorías que sentados. La cantidad de calorías quemadas de pie es de entre 20 y 60 calorías más por hora, que estando sentados. Los estudios no se ponen de acuerdo, en determinar la cantidad exacta de calorías que se queman de pie, pero sí, todos concluyen que se gastan más calorías de pie.

Pueden parecer pocas calorías, pero si estamos de pie durante 4 horas acabaremos quemando entre 80 y 240 calorías más que estando sentados, y entre 400 y 1200 en una semana de 5 días laborables.

Por supuesto si realmente queremos perder peso, únicamente comenzar a trabajar en una mesa de pie no será de gran ayuda si no cuidamos nuestra alimentación y realizamos ejercicio.

En esto último, las mesas para trabajar de pie también pueden ser de gran ayuda. Algunas personas las utilizan en conjunto con una cinta de caminar, o una bicicleta estática, así mientras trabajan hacen ejercicio a la vez.

2. Ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre

En términos generales, cuanto más aumentan los niveles de azúcar en la sangre después de las comidas, peor es para su salud. Sobre todo para los que tienen diabetes tipo 2.

Un par de estudios realizados con un número reducido de trabajadores de oficina muestran las diferencias entre estar de pie o sentados después de comer.

En el estudio realizado por The University of Chester, los sujetos tras permanecer de pie durante 180 minutos tras la comida, redujeron el pico de azúcar en sangre en un 43%, comparado con pasar el mismo tiempo sentados.

Otro estudio realizado por varias universidades australianas encontró que alternar entre estar de pie y sentarse cada 30 minutos, a lo largo de la jornada laboral, reduce los picos de azúcar en sangre en un 11.1% de promedio.

Un estudio más extenso realizado por la Universidad de Leiscester muestra que el sedentario excesivo está relacionado con un riesgo enorme de contraer diabetes. Existe hasta un 112% más de riesgo de diabetes tipo 2 en personas que pasan largos periodos de tiempo sentados.

3. Reduce la probabilidad de contraer enfermedades de corazón

Ya en 1958 se publicó un estudio en British Medical Journal que encontraba evidencias de que conductores de autobuses que trabajaban de pie todo el día, tenían la mitad de riesgo de tener una enfermedad cardíaca, que los que pasaban el día sentados.

Posteriores estudios han desvelado que pasar mucho tiempo sentados puede aumentar el riesgo de contraer una enfermedad cardíaca hasta en un 147%. Cuanto más tiempo se pasa sentado, mayor es el riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca.

4. Disminuye la probabilidad de tener cáncer

Un estudio de la American Institute for Cancer Research informa que anualmente en Estados Unidos 43.000 casos de cáncer de colon y 49.000 casos de cáncer de mama son causados ​​por estar sentados durante un tiempo prolongado. El mismo estudio reveló, aunque con resultados menos concluyentes, que el cáncer de ovario, próstata, pulmón y endometrio también muestran una fuerte conexión con pasar mucho tiempo de nuestra jornada sentados.

Se desconoce porqué sentarse puede causar este tipo de cáncer. Es posible que el aumento de la proteína C reactiva, que se encuentra en personas que se sientan durante largos períodos de tiempo, sea la culpable.

5. Mayor longevidad

A la vista de los efectos que tiene para la salud una vida sedentaria: riesgo de diabetes, ataque al corazón, cáncer… no es de extrañar que la esperanza de vida aumente, si pasamos menos tiempo sentados.

Según un estudio publicado en Annals of Internal Medicine, realizado con casi 8.000 adultos,  existe una relación directa entre el tiempo que se pasa sentado y el riesgo de mortalidad temprana. A medida que se aumenta el tiempo sentados, también aumenta el riesgo de una muerte prematura.

6. Reduce la fatiga y dolores musculares

Un escritorio de pie es una opción inteligente, para ayudarnos a mantener una postura correcta mientras trabajando y reducir la fatiga visual. Es importante configurarlo adecuadamente. La pantalla del ordenador debe estar justo encima del nivel de los ojos, de forma que tengamos que levantar la vista un poco para verla. Esto evita que nos retorzamos o al usar el teclado.

El simple acto de estar de pie también mejorará la fuerza del núcleo de nuestro cuerpo, lo que conducirá a una mejor postura general.

7. Mejorar niveles de energía y felicidad en los empleados

En un estudio realizado durante una semana completa, con un número limitado de sujetos, se muestran mayores niveles de energía en aquellos que utilizaron un standing desk parte de su jornada laboral, comparado con los que pasaron la jornada sentados. Incluso, los que pasaron más tiempo de pie, dicen encontrase en un estado de ánimo más positivo y sentirse más felices.

La postura que mantenemos influye en nuestro estado de ánimo. Muchas disciplinas, como el Yoga, por ejemplo, creen firmemente en ello. Y lo prueban estudios realizados en todo el mundo, como el realizado por la Universidad Autónoma de Madrid y Ohio University, donde, aunque siempre sentados, dos grupos diferentes de alumnos pasan un cuestionario sentados con postura erguida o cabizbajos. Los que mantienen una postura erguida muestran mayor optimismo y se siente más positivos en el cuestionario sobre su futuro laboral. La famosa charla en TED de Amy Cuddy habla también de cómo nuestra postura influye en quienes somos.

Tiene por tanto mucho sentido que trabajar de pie pueda aumentar lo niveles de energía e incluso nuestra felicidad, porque nuestra postura cambia.

8. Ayuda a mejorar la productividad

Una de las críticas de algunos sobre trabajar de pie es que se reduce la velocidad a la que se puede escribir en un teclado. La disminución de la velocidad al teclado no es significativa y se dan menores quejas musculares, según un estudio realizado en Alemania. Si a esto le añadimos que se aumentan los niveles de energía, es normal que la productividad sea mayor.

Aunque todavía no hay estudios fiables que hayan encontrado una relación directa entre trabajar de pie y un aumento de la productividad, si que existe relación indirecta entre utilizar standing desk y rendir más en el trabajo.

9. Mejora la confianza y compromiso de los empleados

Una empresa que pone a disposición de sus empleados mesas para trabajar de pie es una empresa que se preocupa por los trabajadores y su salud. Los empleados valorarán la inversión, la compañía se ganará su confianza con ese gesto. Las empresas que velan por la salud de sus empleados son mejor valoradas.

Pero no solo eso, también tendrá repercusiones positivas para el negocio, empleado más contentos, más saludables y en consecuencia, mayor productividad. Todos ganan en este contexto.

10. Puede ser el primer paso para mejorar nuestros hábitos de salud

Trabajar de pie puede ser el primer paso que necesitamos dar, para cambiar nuestros malos hábitos de salud. Estamos cansados de escuchar que hay que mantener una buena postura cuando estamos sentados, pero ponerlo en práctica es algo diferente. Es más sencillo adquirir un nuevo hábito que cambiar uno que ya tenemos. Así, trabajar de pie durante unas horas es más fácil de poner en práctica, que de pronto cambiar nuestra postura, por una más adecuada, cuando estamos sentados.

Es una forma fácil de comenzar a cuidarse. Y como una cosa lleva a la otra, este puede ser el inicio de una vida más sana, cuidar la alimentación, hacer más ejercicio…pero eso depende de ti y de tu interés por cuidarte y llevar una vida sana.

A la vista de todos estos beneficios, merece la pena probar los standing desk. El secreto no está en trabajar todo el día de pie, lo ideal es repartir nuestra jornada laboral entre trabajar de pie y sentados. Si no estamos acostumbrados a trabajar de pie debemos acostumbrarnos poco a poco, comenzando con periodos de tiempo cortos de entre 30 y 60 minutos.